Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

sábado, 20 de julio de 2013

Viernes por la tarde

Un pequeño claro se abre en la niebla de la rutina y repentinamente nos hallamos en verano. Caminamos por la costa sin mirar demasiado al reloj. Contemplamos, a lo lejos, las islas como gigantes de piedra que duermen. Escuchamos el piar de los zarceros. Nos tumbamos en la hierba y aspiramos el agradable olor de la manzanilla.
Y más tarde, al llegar a casa, sentados en el parque en un Caos Calmo, esperamos con Nani Moretti a que la niña nos salude desde la ventana de la escuela.

No hay comentarios: