Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

lunes, 7 de marzo de 2016

La siesta


Es lo bueno que tienen las comidas en casas de los amigos: Las siestas.
Y la delicada elaboración del atún.
Y la estupenda tarta de limón.
Y el flan.
Y el vino tinto.
Y el vino blanco.
Y las patatas con calamares, que me salieron cojonudas (aunque esté mal que yo lo diga).
Y salir al balcón.
Y los cárabos que mutaron en lechuzas.
Y la cadencia de luz de los dos faros.
Y que estábamos casi todos.
Y algunos de los que no estábamos, estábamos echándonos la siesta.

No hay comentarios: