Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

viernes, 16 de febrero de 2018

De vuelta


Como ocurrió en todas las ocasiones anteriores, allí nos dejamos de nuevo la piel y la paciencia, pero también muchas palabras y todos los pasos que hasta entonces dimos. Y también los que daremos.
Nos dejamos las lágrimas de siempre y la esperanza que nunca se cansa.
Ya no estaba Miguel, pero encontramos a Miguel y también a Martín, y a una niña que imagina, imagina y a otra que nos regalaba hilos mágicos que todo lo pueden y todo lo curan.
Y vimos aves que vuelan igual que candelitas... 
Y después nos quedamos dormidos.
Como gatos felices.

No hay comentarios: