Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

viernes, 12 de mayo de 2017

Vacas



No sé la razón por la que me vienen a la memoria los días en los que acompañábamos al abuelo en la procesión que suponía llevar y traer a las vacas desde los prados a la cuadra o al bebedero. Armados íbamos con nuestro palo de avellano como arma disuasoria contra unos animales para los que, de puro nobles, era extraño cualquier desmande. A veces nos miraban con sus ojos acuosos, en los que bailaban un vals las moscas, y luego proseguían el camino mientras meneaban el rabo espantador o dejaban caer una plasta al suelo, que intentábamos evitar con esa aprensión tan tonta que, para general carcajada de los chavales del pueblo, lucíamos los niños de ciudad.

No hay comentarios: