Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

miércoles, 25 de marzo de 2015

Deshaucio

    Otxandio (Bizkaia)


Caen las tejas, las vigas y los techos,
caen las paredes de ladrillos en carne viva,
desaparecen las puertas, las ventanas, el fuego del hogar,
desaparece el rumor de los pasos y las voces.
Y cuando ya no queda nada, y la casa es un llano sin historia,
quedan aún los cimientos de aquello que se resiste a morir.

No hay comentarios: