Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

lunes, 16 de marzo de 2015

En Urkiola


Se arrepiente el invierno y su regreso nos sorprende en las faldas del Amboto, entre Vizcaya y Álava, dentro del Parque Natural de Urkiola. Apenas caminamos veinte minutos entre las hayas pálidas y fantasmales, con una temperatura casi asumible, pero con una humedad de mil demonios. No nos queda más remedio que imaginarnos las montañas a nuestro alrededor que, a veces, asoman entre la niebla, mostrando apenas durante unos minutos sus sombras de gigante.
Retirarse es, en muchas ocasiones, solamente una manera de volver. Así que dejamos nuestro propósito para mejor ocasión y sin mirar atrás, y sin excesivas contemplaciones, nos adentramos en los misterios procelosos de la barra del primer bar.

No hay comentarios: