Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

miércoles, 20 de mayo de 2015

Melancolía

Sé que hay una trinchera para nosotros, un lugar en el que, a pesar de la aparente grandilocuencia, aún sirve viajar en pos de la justicia y contemplar a lo lejos el aire sin fronteras. Sé que los sueños no tienen por qué ser un juguete de mentira, una perenne oscuridad. Algo me dice que todo es posible y que a un paso le sigue otro paso y que hay que caminar. A veces, dicen, puede romperse el manto de las nubes para que nos acaricie la luz del sol.
Sé que todo puede cambiar. Apenas la muerte es inmutable.

Sin embargo, permítanme que hoy, de nuevo, haga un alto en el trayecto y mire la desolación alrededor.

Luego, brindaré a solas con la melancolía.

No hay comentarios: