Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

miércoles, 22 de octubre de 2014

Londres 38

La casa situada en la calle Londres 38 de Santiago de Chile fue utilizada en los primeros tiempos de la dictadura como centro de detención, tortura y exterminio. Hoy es un memorial del terror. La visita y el recuerdo se producen con un nudo en la garganta.
Según me cuenta Hugo, algunos de los detenidos que tuvieron la suerte de salir con vida reconocieron posteriormente el lugar por las baldosas ajedrezadas del living y por los sonidos exteriores de una vieja feria que ya no está allí.
 

 
El recibidor es un ajedrez de peones acorralados.
Ya no se escuchan gritos. Y tampoco la engañosa música alegre de las norias.
Solamente la queja seca de la madera encerada del piso. Como entonces.
Como entonces pasos atemorizados que no van a ninguna parte. 
El sudor del adobe y de la angustia.
El sudor del adobe y de la angustia.

No hay comentarios: