Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

viernes, 2 de octubre de 2015

Cuando paseo con mi perro





Mayo camina junto a mí sólo cuando le place. La mayor parte del tiempo él está a lo suyo. Rastrea. Huele la hierba. Mira al horizonte. Busca rivales y princesas, aunque probablemente no por ese orden. 
De vez en cuando se acuerda de que yo estoy ahí y hace tonterías a mi alrededor. Se marca un vals sincopado o una giga al estilo perruno. También intenta morder el aire. Vete tú a saber qué significan tantas fiestas. 
De todos modos a mí caminar junto a mi perro me vale para mucho. A veces se me ocurren historias, ejercito la memoria y luego, cuando tengo lápiz y papel a mano, las escribo.
En ocasiones hasta hago algún amigo. Y cuando no, mientras anochece, regresamos juntos hacia la casa pensando cada uno en nuestras cosas. 

No hay comentarios: