Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

jueves, 11 de abril de 2013

La tormenta de después

     Península de Varanger (Noruega).


El viento pinta en polvo de nieve la ruta
y oscurece, de tan pálido,
la partida y el destino.
El aquí y el ahora se encajonan
como si todo se hubiera detenido
y el horizonte fuera un imposible.
No me preguntes si se ha instalado
en mis oídos el silencio
o si esa soledad que escucho
es el rumor del mundo enfurecido. 


                                                           Mariano Calvo Haya

1 comentario:

Anónimo dijo...

Impresionante. Cuesta discernir si es pintura o fotografia. Las sensaciones han debido ser extremas, como el clima.
Raquel
( ¿cómo va ese cuerpo?)