Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

sábado, 1 de junio de 2013

Maldades


EN ROMANCE PARA QUE LO ENTIENDAN


Tienen don de ubicuidad 
y no están en parte alguna;
quiero decir que no están 
donde nadie no los busca.
Perejil de cualquier salsa,
toda causa es cosa suya
y en su provecho confunden
argumento con argucia.
Cuando entre sí se interrogan
su jactancia siempre es mucha
y sus respuestas son fiel
reflejo de sus preguntas.
No hay razón que les desarme
porque nada les inmuta
y sus lenguas desconocen
la exactitud y la duda.
Toda su razón de ser
es la efímera tribuna
donde son lo que parecen,
heraldos de su impostura.


Francisco Castaño.
Libro de las maldades.
Poesía Hiperión.


No hay comentarios: