Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

miércoles, 14 de agosto de 2013

Paisaje



Desembocadura del Pas.

Cuatro zarapitos volando y cuatro entre las rocas. Pero ni rastro del Martín. A veces en lo alto de la pared del molino una gaviota o un ratonero. A lo lejos, a la orilla del mar o entre las dunas, pasean especímenes humanos a los que les faltan sus ropajes de invierno. También navegan en canoa por aguas conocidas. Mayo, con su canina indiferencia, se baña sin perderme de vista.
Sol dice que ya están llegando las collalbas.

No hay comentarios: