Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

jueves, 1 de agosto de 2013

Mi librera de guardia

Hay gente que a veces se reivindica a la brava y con un elegante aleteo de papel se volatiliza mientras en un eco dice adiós como quien dice hasta luego.
Y entonces el paisaje, antes tan familiar, se transforma en un inhóspito océano de páginas vagabundas, justo donde debería estar el rastro de sus huellas, el halo de sus silencios y el fulgor de sus ausencias.

No hay comentarios: