Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

jueves, 29 de julio de 2010

Resistencias

En abril de 2003 las tropas invasoras de Irak se encontraban en plena búsqueda de unas armas de destrucción masiva que jamás existieron. Sin embargo parece ser que los integrantes del maldito tanque que disparó contra el Hotel Palestina pensaron que precisamente las escurridizas armas se encontraban allí, en aquel hotel repleto de periodistas. Tal vez es que estos disponen de las únicas armas que pueden destruir a los farsantes.
Desde que murió José Couso la lucha de su familia y de sus amigos, y de todos aquellos que no pueden tragarse tanta injusticia, ha pasado por muy distintos avatares que bien podrían derrumbar a cualquiera.
Pero hoy escucho en las noticias que por fin los tres presuntos culpables, militares del todopoderoso ejército estadounidense, se encuentran en busca y captura por parte de la justicia española. No sé si estamos llegando al desenlace o el río seguirá teniendo innumerables meandros pero, mientras tanto, desde aquí, todo mi apoyo para la resistencia de la familia Couso.

1 comentario:

Hugo dijo...

Siento ser pesimista en esto, pero me temo que desde que están en busca y captura (que al menos es un paso adelante) hasta que sean sentados frente a un juez pasará tanto tiempo como el que pasará hasta que se siente pinochet. Y no me refiero a la interpretación que hizo con la silla de ruedas, precisamente.