Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

domingo, 17 de marzo de 2013

Un poema del Bogside y una canción irlandesa

En 1998 viajé por segunda vez a Irlanda. Fuimos hacia el norte por toda la costa oeste. Volvimos a Dingle, volvimos a Galway, volvimos a Donegal y llegamos a Derry. Allí visitamos el barrio del Bogside, bastión republicano donde sucedieron muchos años antes los desgraciados asesinatos del Domingo Sangriento.
A las afueras del Bogside, en una loma, hay un cementerio. Aquel día unos niños jugaban entre las tumbas. Y allí nació este poema...


LOS DELFINES DEL BOGSIDE

Es hermoso ser un delfín en el Bogside,
saltar sobre las flores,
ensuciarse con el fango,
jugar a los comanches
entre las cruces del camposanto.

(Si no fuera por mi madre,
las cuentas del rosario
para la memoria doliente
de mi padre o de mi hermano)

Cada calle un muro,
cada muro una afrenta.
(Nunca olvida este barrio a sus muertos)

Es hermoso escaparse de la escuela,
saltar sobre las flores,
mancharse con el fango,
hacer gestos obscenos
a los bastardos de la otra ladera.

(Si no fuera por los gritos...
y tantas y tantas banderas)
En este cementerio
sembrado de símbolos de piedra.

Mariano Calvo Haya.


No hay comentarios: