Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

jueves, 11 de septiembre de 2014

A dos velas

Con tanto pijerío, tanto brazo de mar, tanto quiero y no puedo, tanto ocioso bronceado y la pasta gansa e inútil que presumo va a costar el Campeonato Mundial de Vela que se inaugura en breve en Santander, sinceramente, hubiera preferido que se celebrara aquí el Campeonato Mundial de Bolo Palma, el de tiro de cuerda o el de lanzamiento de troncos (o de maderos, que a mí me gusta más).
Pero me imagino que el evento no sería tan presuntamente distinguido para los chisgarabises de tres al cuarto que administran el pequeño feudo, ahora tan, tan, huérfanos.

2 comentarios:

Pluffff dijo...

¡Pido Bolo Palma!!...con sus birles...y sus bolas morras...y las charlas de antes de jugar...y los orujos de durante...y las risas de después...home.

MCH dijo...

Lo del bolo palma va a haber que dejarlo para una reunión más íntima.
¿Qué tal se te dan las jarcias,los trinquetes y los palos de mesana?