Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

sábado, 3 de septiembre de 2016

La fiesta


Señoras y señores, tenemos el placer de anunciarles que la fiesta de la democracia también es esto y que para ser demócratas, pero demócratas de verdad, hay que valer.
¿A qué viene entonces tanta impaciencia y tanta manipulación?
¿Es que tanta democracia cansa?
¡Ah! ¿Que no están acostumbrados a confrontar ideas?
¿Que se les hace raro que a un Parlamento se vaya a parlamentar?
Señoras y señores, ¡no se entreguen!, ¡voten!, ¡sigan votando!, ¡sálganse del rebaño!
¡Será por dinero! La economía es como un cuenco de leche hirviendo. La parte que se derrama se llama Panamá.
Voten en Navidad, tras la misa del gallo.
Voten en Viernes de Dolor o en Domingo de Ramos. 
Voten vestidos de romanos.
Voten, voten en procesión, voten en carnaval.
Voten todos los días de su vida. No se queden dormidos y decídanse votando.
Aunque sea por mayoría absoluta de cada uno de ustedes mismos. 

No hay comentarios: