Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

viernes, 14 de agosto de 2015

Golondrinas y Estorninos

No sé por qué las golondrinas, que hoy quiebran el aire a mi alrededor, me hacen pensar en ellas, que también deberían volar libres.
Y sin embargo me inquieta la extraña sensación de que, en realidad, solamente son las derrotadas en un largo combate del que nadie ha escrito aún la última página.
No sé por qué, cuando levanto la vista, solamente veo una nube de estorninos en formación.
No sé por qué algunas golondrinas tienen que morir camino del trabajo.
No sé por qué algunas golondrinas tienen que vivir en estado de permanente angustia.
No sé por qué muchas golondrinas se someten al vuelo de los estorninos.
No sé por qué el lento exterminio ha de ser lo insensible y lo cotidiano.
Quisiera saber si alguien, pongamos por ejemplo un futuro desertor, puede darse de baja como estornino.
Y por fin, si un desertor es aquel que se queda solo en el desierto.

No hay comentarios: