Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

sábado, 19 de diciembre de 2015

La siesta de la democracia

Hoy tengo que hacer un encofrado y también tengo que reflexionar. Pero me levanto jodido, con dolor de muela y con dolor de amigos.
Las muelas te pulverizan y a veces los amigos también. Supongo que por eso duelen. Y, además, con ellos la cirugía es harto complicada.
Hoy tengo que hacer un encofrado y también tengo que reflexionar. Nada espero del día de mañana (tampoco mucho del futuro), seguiremos cavando trincheras. Sin embargo sí que espero, quizá ingenuamente, que la gente a la que quieres no muestre su rostro más feo.  

No hay comentarios: