Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

miércoles, 13 de julio de 2011

Maravillas

"El camino de Río Gallegos a El Calafate es como casi todos los caminos patagónicos: una cinta de la nada hacia la nada, pasando por la nada. Salvo una estación de servicio a mitad del camino, en un paraje llamado La Esperanza, desde que salimos del mar para adentrarnos en la Patagonia central crece la sensación de que el desierto es cada vez más misterioso".


Mempo Giardinelli. Final de Novela en Patagonia.


-----------------


En 2007 hice ese camino al revés y, salvo La Esperanza, mi recuerdo está hecho de viento y nubes. Y silencio. Un silencio que de tanto en tanto, y para entretener a la concurrencia (Sol y Corinne), interrumpíamos José Ramón y yo con nuestros habituales y largamente aplaudidos (por nosotros mismos más que nada) cantos guerreros, hartos de estar hartos.

No hay comentarios: