Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

lunes, 21 de abril de 2014

Paradojas apócrifas no atribuibles a Zenón

i. Quisiera correr con la prestancia de mi perro. Y él con la diligencia del conejo campestre que escapa ante su atónita mirada.

ii. Cuando el conejo se esconde en su madriguera y la nariz del perro crece dos palmos, y yo detengo mi torpe deambular, recojo del suelo un envase de plástico que anuncia un ambientador para automóvil con olor a frutos rojos del bosque. Y entonces me paro del todo a pensar en lo tonto que es aquel que intenta convertir en bosque el interior de un coche mientras llena de basura el escenario real.

No hay comentarios: