Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

domingo, 15 de diciembre de 2013

Domingo en bicicleta

Aprovechando que el domingo se levanta despejado (ni bebió, ni fumó, ni trasnochó) nos subimos a la bicicleta por los alrededores del pueblo. Antes he dejado un cocido preparado para la semana y un arroz con verduras para hoy. También a Sol, que no se sube a una bici aunque la obliguen, continuando con los trabajos del reino.  
En el transcurso de la excursión comprendo varias cosas:
-Que la observación de aves en bicicleta es bastante aprovechable (se me cruza a pocos metros una lechuza en pleno día)
-Que nunca entenderé la mecánica de los platos y los piñones. 
-Que ya no estoy para muchos trotes.
-Y que, por tanto, las cuestas se suben mejor a pie.
Salud.

No hay comentarios: