Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

lunes, 14 de noviembre de 2016

Candor

La fotografía es en blanco y negro, tan mal revelada que parece gris. Al fondo se encuentra el Ayuntamiento custodiado por la estatua ecuestre del general. Delante, la tropa como un muro. También gris.
A los lados, y se adivina que también enfrente, una maraña de estudiantes, algunos con barba apenas florecida.
El que manda lleva gorra de plato, y está congelado en un ademán de brazo en alto y  boca abierta. Si escucháramos su voz todavía oiríamos de sus labios un grito de película: ¡¡¡A la carga!!!
El resto de la fotografía quedó movida.
Mientras corríamos, y a partir de ese día, juramos por Toro Sentado odio eterno al Séptimo de Caballería.

No hay comentarios: