Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

viernes, 9 de septiembre de 2011

Contactos

Recupero, tras varios años arrinconado en una casa vacía, el equipo y los materiales de mi laboratorio fotográfico. La sensación es agridulce. Siete años no son nada y, sin embargo parecen una eternidad. Todo ha cambiado demasiado. Entonces, aún utilizaba diapositivas y película en blanco y negro junto a la Nikon que me acompañaba a todas partes. Disparar una fotografía significaba sobre todo ser cuidadoso y ahorrar cartuchos. Nada que ver con la "mansalva" actual de los artilugios digitales a los que nos vamos acostumbrando.

Así que aquí me encuentro. En esta encrucijada a la que me obliga un otrora preciado equipo con el que ahora no sé muy bien qué hacer.

Otra cosa más para este museo de trastos en el que nos vamos convirtiendo.

2 comentarios:

La Caverna de la Luz dijo...

Que razón tienes. En lo de las fotos también. Pero sobre todo en eso de que nos vamos convirtiendo en un cúmulo de cosas que los que nos sobrevivan tirarán sin ninguna piedad a la basura...

MCH dijo...

No quiero ponerme demasiado transcendental, pero a veces a la demasía de libros que tengo acumulados se les pone cara de huérfano. Ya ves.
Un abrazo.