Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

jueves, 30 de enero de 2014

Esperando a que termine Enero

No sé si es porque llueve mucho (y no parece que levante) o porque con este Enero comienza el centenario de la Gran Guerra y en aquella escabechina murió mucha gente y entre ella algunos poetas, pero lo cierto es que este mes está siendo particularmente arrasador. Juan Gelman, José Emilio Pacheco, el combativo Pete Seeger y también, hoy, Félix Grande. Todos han escrito ya su último verso.
Abrir el periódico o escuchar las noticias se está convirtiendo en una prueba de difícil solución.
Así que más vale que acabe Enero y la atmósfera nos regale una tregua.


Telegrama a tu ancianidad

Si por temor o por incertidumbre
esta noche no empujas esta puerta
tras la que está desnuda ya y despierta
la prohibida mujer llena de lumbre

te juro que después cuando seas viejo
y un día mires tu cara y tu memoria
brotarán hacia ti desde esta historia
culebras que te espanten el espejo

                                  Félix Grande

No hay comentarios: