Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

martes, 21 de enero de 2014

Una relación con uno mismo y con los demás

El que suscribe debe señalar, como paso previo, que considera que su ego está bastante bien gestionado y habitualmente no le juega malas pasadas. Y esto ya es algo más de lo que muchos pueden decir.

El que suscribe, no obstante, no quiere caer en la falsa modestia de aquel que decía "yo soy muy modesto, de hecho soy el más modesto del mundo".

Sin embargo, dado que la semana pasada hubo sendas presentaciones de "La nube en la boca" en Santander (La Vorágine) y Madrid (Traficantes de Sueños) y a ellas acudieron unos cuantos amigos (algo que suele ser habitual en las presentaciones de libros, pero no por ello menos reconfortante), y esos amigos, según manifestaron se sintieron a gusto con lo que en ambos lugares hubo; y alguno de ellos además me regaló una entrada en su blog (http://extrangis.blogspot.com.es/2014/01/mariano-hace-memoria.html) de la que me siento muy satisfecho (al igual que del retrato, gracias José María), y otros me regalaron su música y algunos más sus fotografías y quien no, su afecto y sus palabras... Pues eso, que nos dejaremos de paparruchas y vamos a jactarnos de algo.

Ellos saben que, aunque a veces me refugie en la roca, estoy ahí "pa lo que sea". Y también saben que me perdonan las ausencias.
Y que les quiero mucho (y en ocasiones hasta les tengo en mis no-oraciones)  .
Y ya está (que el que suscribe se está desgarrando y ya no sabe muy bien si es él o soy yo o es aquel).

2 comentarios:

josia dijo...

Pareciera en el dibujo que la parte rocosa es la izquierda de tu cara.

MCH dijo...

¡Ah! Eso hay que preguntarselo al autor. A ver que ha querido representar. Tal vez se esté refiriendo a este modo mío de enajenar dibujos ajenos, pero no me pude resistir.
Pido disculpas a la par que abrazos.