Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

miércoles, 4 de enero de 2012

Nieblas


La niebla es un buen parapeto para aquel que necesita agazaparse, pero también el escenario ideal para el que te sigue los pasos.
El año empieza con nieblas:

I
Congelan los empleos que dependen del Estado, salvo aquellos que correspondan a las fuerzas de seguridad.
Al tiempo pretenden endurecer las penas de los reincidentes delincuentes. ¿Delincuentes?
Bien saben los corruptos dueños de la niebla cómo van a defenderse de parados de larga duración, enfurecidos, indignados y colgados al final de la cuerda.

II
Voy a la ciudad y entro en lo que parece una librería. Al momento cierran la puerta a cal y canto para detener a un paisano. El dueño del chiringo, tres empleadas y seis policías parecen mucha fuerza para zarandear a alguien que distrae dos puñeteros libros.
Cuando salgo ya se han llevado al pobre "chorizo" ilustrado. Marcho de lo que pensé una librería y me doy cuenta de que solamente es una miserable expendeduría en la que me prometo no volver a poner los pies.

III
Me entero de que el periódico que leo habitualmente entra en crisis manifiesta. Y vuelve la burra al trigo como tantas otras veces: ¿Qué fue de El Independiente y de El Sol, qué fue de Liberación? ¿En qué parte de la niebla se esconde La Realidad?


2 comentarios:

Mr fahrenheit dijo...

Un buen guión para un film que se puede titular: Fog 012

MCH dijo...

Creo que volvemos a 1984.

Jorge Orwell