Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

lunes, 23 de enero de 2012

¿A quién quieres impresionar?

Tarde lluviosa para pajarear. Desde Raos se ve la larga línea de la ciudad de Santander envuelta en bruma. A lo lejos podemos apreciar a duras penas un alca entre la olas, y mucho más allá dos o tres barnaclas. Sin embargo a dos pasos de nosotros (si pudiéramos caminar sobre las aguas) deambulan con total tranquilidad varios ejemplares, como estos, de zampullín cuellinegro.

No hay comentarios: