Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

lunes, 16 de agosto de 2010

En algún lugar, el mirlo acuático...

Una cultura de nieve, vieja como las montañas, que el río Curueño arrastra poco a poco hacia el olvido lo mismo que ahora el viajero su soledad entre los arándanos.

Julio Llamazares.
El río del ovido.


Cuatro mirlos acuáticos, cuatro, en muy poco tiempo y en este lugar, en la atardecida del Curueño. Y pensar que estuve buscando al mirlo en toda Escocia y no hubo manera. ¿O es que tal vez era un mirlo blanco?
¡Cuan importante es la confianza... y jugar en casa!

2 comentarios:

Sibreve dijo...

Lo malo de esta afición vuestra es que, cuanto más la desarrollas, más y más pájaros tienes en la cabeza.

MCH dijo...

Oye chaval, este comentario tuyo hubiera merecido un mayor desarrollo o, al menos, una mejor ubicación como microrrelato.