Somos millones en esta isla errónea y apenas alguno sabe que llevamos vidas de náufrago

jueves, 26 de agosto de 2010

¡Oh, la poesía!

Si se supiera
lo que se presiente y no se dice
desde que Hiroshima
nos dejó sin habla

que la tercera guerra mundial
se ha declarado
que se muere
en los cuatro puntos cardinados
que crucifican la tierra en cruz gamada

lejos del parking amortizable
del supermercado de leches descremadas
de los lugares de vacaciones invernales
de las familias de hijos únicos
desplegables
lejos del Louvre y de la poesía tónica
lejos
muy lejos de la Plaza Roja y de la Casa Blanca
si se supiera
que a los vietnamitas del Líbano les abren en canal
en Guatemala

mas no se inventó el napalm para Le Bois de Boulogne
ni la violada de El Salvador será Miss Play Boy
en abril
aunque abril siga siendo el mes más cruel

en esta guerra sólo se mata en los arrabales
el centro es ciudad abierta por mutuo acuerdo
entre el Bien y el Mal mientras la Ciencia
del alma
calcula como calcular lo incalculable
por ejemplo
cuántos deben morir cada día en Etiopía
para que nos salga social
de pronto
la poesía



Manuel Vázquez Montalbán
Pero el viajero que huye
Colección Visor de Poesía (Nº 259)

1 comentario:

Sibreve dijo...

Ufffff!!!!!!! No lo conocía. Ando con los pelos de punta. Qué grande Montalbán. Rezaría una oración por su alma, pero como no sé rezar y tampoco creo que, si existiera el alma, la suya dependiera de mis oraciones, mejor éste fin de semana me detengo en la cocina y me preparo un buen plato de cuchara, con bien de mimo, y mientras espero leo algunas páginas suyas. Seguro que él lo agradecería lo mismo, y gissela lo agradecerá más.